martes, 23 de enero de 2018

10 juegos caseros para aprender a sumar y restar



Trucos con juegos para que los niños aprendan a sumar y restar
La enseñanza de las matemáticas va más allá de la escuela. Los padres pueden demostrar con juegos simples y divertidos que las matemáticas están en todas partes. Lo primero es tener una actitud positiva frente a ellas. Lo segundo, ver en los elementos cotidianos una oportunidad para hacer operaciones simples como sumar y restar.
Juegos para que tu niño aprenda a sumar y restar
1. Matemáticas en la calle: Para despertar interés al niño por las matemáticas se puede comenzar por enseñarle a reconocer los números de las casas y las placas de los autos y pedirle que los lea en voz alta. También se le puede enseñar a sumar, por ejemplo autos estacionados, perritos, señales de tránsito, etc.
2. En el parque: preguntarle cuántos columpios hay, cuántos niños y una idea fácil: decirle que cuente piedritas, hacer unos orificios en la tierra o llevar unos vasos para que comience a agruparlos y así empiece a sumar y restar.
3. Frijoles, pinzas, botones o cereales: con cualquier elemento de este tipo que se tenga en la casa, que sea sólido, que haya muchos de ellos se pueden realizar juegos para enseñarle a contar y luego a sumar y restar.
4. Manos de cartulina: coger un papel de color, recortar la forma de las dos manos y pegarlas sobre un papel blanco dejando los dedos despegados. Los dedos se suben y se bajan según la operación que se va a realizar. Debajo de las manos se escriben los resultados de las sumas y restas de los dedos.
5. Caja de huevos: para este juegos necesitaremos cajas grandes y unos botones. Se puede pintar de blanco o dejarla tal cual. Con un marcador se escriben los números en orden afuera de cada orificio. Marcar así toda la caja. Se le pide al niño que vaya echando en cada hueco el número de botones que corresponde, así ya estará sumando. Poner un recipiente pequeño al lado derecho de cada fila. Pedirle que saque los botones de los huecos de esa fila y los deposite. Luego que los cuente. Ahí estará sumando de nuevo.
6. Máquina de sumas: en Guiainfantil.com ya te enseñamos cómo se hace esta máquina. Se debe tener un cartón para el tablero, dos tubos de papel de cocina, tapas de gaseosa, marcador, un recipiente y post it. Armar el tablero con los dos tubos pegados de manera vertical, en dos post it dibujar los dos números a sumar y pegarlos, a cada uno le corresponde un tubo, y dibujar entre ellos el signo sumar. El niño deberá depositar el número de tapas en el tubo que dice el pos it y en el recipiente caerán las tapas. El niño debe contarlas y decir el resultado.
7. Elementos de colores: por ejemplo las tapas de gaseosa, los cubiertos de plástico, vasos, etc. Sacar sólo 10 inicialmente y pedirle al niño que los agrupe por color, luego que cuente el número de elementos en cada grupo, jugar a quitar y poner y se comenzarán a dar las operaciones.
8. Golosinas: galletas, ponqués, cereales de colores. Poner 5 inicialmente, pedirle al niño que las cuente, luego que se coma una, que las vuelva a contar, que se coma otra y así realizará restas.
9. Pinzas de ropa: comprar tarjetas con los números o hacer unas en casa y tener tarjetas para los signos sumar, restar e igual y una tarjeta en blanco. Si las pinzas son de madera, se pueden pintar de colores con marcador. El niño debe pegar en cada tarjeta el número de pinzas que corresponda. Luego poner una tarjeta con sus pinzas, al lado el signo sumar, y la otra tarjeta con sus pinzas del otro lado. Por ejemplo: 3 +2, una tarjeta tendrá 3 pinzas y la otra 2. Pedirle que retire las pinzas de ambas tarjetas y todas las ponga en la tarjeta en blanco y que las cuente y diga el resultado, para el ejemplo deben quedar en la tarjeta 5 pinzas. Se puede hacer también restando.
10. Ábaco: cón él se pueden realizar muchos juegos. Sirve para que el niño comience a contar, a agrupar y a realizar asociaciones. Por ejemplo, si ya sabe contar se le puede pedir que junte 20 bolitas y luego que a esas les quite 5. Las debe volver a contar y decir el resultado. Así de fácil ya hizo una suma y después una resta.
Lo puedes entusiasmar a inventarse sus propios juegos, se les ocurrirán cosas maravillosas.
https://www.guiainfantil.com/articulos/educacion/juegos/10-juegos-caseros-para-aprender-a-sumar-y-restar/

jueves, 11 de enero de 2018

Podría ser su hijo... Niños Hiperactivos o Índigos



Son niños espectaculares y muy inteligentes, que sabiéndolos educar puedes obtener un gran hombre del mañana o lo contrario; depende de usted y su ejemplo… Ellos captan absolutamente todo, desde muy pequeños, pareciera que ya lo supieran , son extremadamente imperativos así que no se preocupen que es hasta cierta edad, parecieran que fueran rebeldes pero hay que comprenderles, que ellos no aprenden como cualquier otro niño, sentado y escuchando, no, ellos van a la acción aprenden trabajando tocando se interesan por todo y todo lo quieren tocar y manipular , nunca se están quietos, la mejor Arma contra ellos , contra su temperamento es el AMOR , las acaricias el afecto , nunca el maltrato porque lo conllevara a una persona agresiva y violenta.

Hay cuatro tipos diferentes de Índigos, cada uno con un propósito:
• 1. El humanista: el primero es el Índigo humanista que está destinado a trabajar con las masas. Ellos son los médicos, abogados, profesores, comerciantes, ejecutivos y políticos del mañana. Ellos servirán a las masas y son muy hiperactivos y extremadamente sociables. Ellos hablarán con todo el mundo, siempre en forma muy, pero muy amigable. Ellos son torpes y muy hiperactivos. Algunas veces se estrellarán contra una pared porque olvidaron poner los frenos. Ellos no saben cómo jugar con un juguete, pero le sacarán todas las partes que contengan y probablemente después no lo vuelvan a tocar. Son del tipo de persona al que hay que recordarles las cosas permanentemente, porque a menudo se olvidan de las órdenes simples y se distraen. Son lectores feroces.
• 2. El conceptual: Los Índigos conceptuales están más interesados en proyectos que en personas. Ellos serán los ingenieros, arquitectos, diseñadores, astronautas, pilotos y militares del mañana. Ellos no son torpes, por el contrario, son niños muy atléticos. Son controladores y la persona que más tratan de controlar es a su madre si son niños, y a su padre si son niñas. Este tipo de Índigo tiene tendencia a la adicción, especialmente a drogas durante la adolescencia. Sus padres deben vigilar estrechamente sus patrones de comportamiento.
• 3. El artista: El Índigo Artista es mucho más sensible y su cuerpo a menudo es más pequeño, aunque eso no es una regla general. Están más inclinados hacia el arte, son muy creativos y serán los profesores y artistas del mañana. Sea lo que sea a lo que se dediquen, siempre estarán orientados hacia el lado creativo. Dentro del campo de la medicina, serán cirujanos o investigadores. En el campo de las artes, serán los actores. Entre los 4 y los 10 años, ellos pueden involucrarse en hasta 15 actividades creativas diferentes, le dedicarán 5 minutos a una y luego la abandonarán.
• 4. El interdimensional: El Índigo interdimensional es mucho más grande que los demás índigos, desde el punto de vista de la estatura. Entre los 1 y 2 años ya no les podrá decir nada. Ellos dirán: "Yo ya lo sé" o "Yo puedo hacer eso", o "Déjame sólo". Son ellos quienes traerán nuevas filosofías y espiritualidad a este mundo. Pueden llegar a convertirse en bravucones y jactanciosos porque son mucho más grandes y también porque no encajan en ningún patrón de los otros 3 tipos.
¿Qué podemos hacer?
Hay algunas reglas básicas que debemos tener en cuenta para no perdernos el brillo de estos niños.
• Trate a los Índigo con respeto - Honre su existencia en la familia.
• Ayúdelos a crear sus propias soluciones disciplinarias.
• Siempre deles a elegir.
• Nunca los desprecie ni los haga sentir pequeños
• Explíqueles siempre el porqué de las instrucciones que usted da. Escuche esas explicaciones. No use la frase de: "porque yo lo digo". Si usted usa semejantes expresiones, entonces reconsidere sus instrucciones y corríjalas. Ellos la/lo respetarán por ello y esperarán. Pero si usted les da órdenes autoritarias y dictatoriales, sin bondad ni razones sólidas, estos niños lo derrotarán. Simplemente no obedecerán o, lo que es peor, le darán una lista de razones que descalifican sus intenciones. La honestidad vencerá como nunca antes.
• Conviértalos socios en su propia crianza.
• Desde la temprana infancia explíqueles todo lo que usted está haciendo. Tal vez ellos no entiendan, pero ellos percibirán su consciencia y su honra por ellos.
• Proporciónele seguridad cuando usted le brinde apoyo. Evite críticas negativas. Siempre hágales saber que usted los apoyará en todo momento. Ellos crecerán de acuerdo a sus verbalizaciones y lo sorprenderán en el proceso. No los haga hacer simplemente, sino permita que ellos lo hagan con apoyo.
• No les diga quiénes son, ni quiénes serán en el futuro. Déjelos que ellos decidan lo que les interesa. No los fuerce a que entren en el oficio familiar o en algún tipo de negocio porque la familia lo haya estado haciendo durante generaciones. Estos niños no serán seguidores en absoluto.
• Siempre mantenerlos ocupados, a veces haciendo manualidades, plastilina, dibujo o a lo que ellos le interese.
• Nunca castigarlos, canjear o negociar, ejemplo: si no se porta bien no hay televisión, o no hay piscina esta semana etc.
• Nunca mentirles y si le prometemos algo cumplir.
• Y lo más importante, que ha dado bastante efectividad; cuando duerman, colocar su mano en la cabeza del niño.

http://foros.monografias.com/showthread.php/48801-Podr%C3%ADa-ser-su-hijo-Ni%C3%B1os-%C3%ADndigo-o-Hiperactivos

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Beneficios de fomentar lectura temprana



Es conocido que durante los seis primeros años de vida los niños construyen los cimientos para ser lectores competentes, por lo que los especialistas recomiendan que los bebés tengan contacto con los libros desde bien pronto.
La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), con motivo del Día Internacional del Libro, ha recordado que promocionar el hábito de la lectura desde edades tempranas influye no sólo en la capacidad lectora sino en el desarrollo integral del niño o niña.
Ya desde que nacen, el contacto con los libros promueve la denominada "lectura emergente", en varias fases.
• Antes de los 2 años la lectura emergente significa la toma de contacto con el texto impreso, comenzando por diferenciar dibujos y objetos de las grafías, conocer que ambos se relacionan entre sí, y más adelante empezar a conocer la estructura de las historias narradas, que contienen principio, desarrollo y final.
• A nivel cognitivo-emocional, la lectura emergente significa acercarse a otras realidades y, aunque muy ligada a los sentidos (estadio sensorio-motor), es transmisora de emociones (a través de las voces, el tono...). La lectura emergente es también acercarse y familiarizarse con un nuevo objeto lúdico que es el libro, para el cual se puede dedicar un momento mágico del día.
• A partir de los 2 años, el niño deja de ser prelingüístico, por lo que esta lectura emergente se dirige ahora hacia el progreso del lenguaje y al enriquecimiento de su vocabulario. Con ello se va formando los cimientos para el posterior desarrollo de la lectura.
• Cuando el niño inicie el aprendizaje de los grafemas (algunos expertos afirman que debería ser a partir de los 3 años) empezará, a su vez, la interpretación de que esos pequeños trazados son las letras. A partir de este momento se abre un camino de infinitas posibilidades para el desarrollo de la persona.
• Incluso la lectura pasará a convertirse en un acto individual, privado, en el que el niño o niña disfruten de los mundos mágicos de las lecturas y sigan desarrollándose como personas a partir de los libros y por ellos mismos.
En todo este proceso recordemos que es esencial el ejemplo, el leer delante de los pequeños y crear hábitos y momentos familiares en torno a un texto escrito, que pueden ser desde cuentos, a recetas de cocina, catálogos de juguetes, periódicos... Se trata, al fin y al cabo, de familiarizarlos con el papel escrito.
https://www.bebesymas.com/desarrollo/beneficios-de-fomentar-lectura-temprana

lunes, 18 de diciembre de 2017



Alimentación y nutrición: su niño de 4-5 años de edad
Una buena nutrición es una parte importante del estilo de vida saludable de su hijo. Durante los años previos a empezar la escuela, su hijo debería comer los mismos alimentos que el resto de la familia.
Su función como padre es ofrecer alimentos con valor nutricional en un entorno sereno y en horarios habituales. El trabajo de su niño es decidir si tiene o no hambre y cuánta cantidad debe consumir de los alimentos que le ofrecen.
Aquí le brindamos consejos a los padres:
• Ofrezca una variedad de alimentos saludables. Cuando los niños consumen una variedad de alimentos, consumen los ingredientes que necesitan para una dieta equilibrada para crecer. Alimentos saludables tales como, verduras y frutas frescas, productos lácteos (leche, yogur, quesos) con bajo contenido de grasa o sin grasa, carnes magras (pollo, pavo, pescado, hamburguesa magra) y pan y cereales integrales.
• No espere que el niño "limpie el plato". Sirva porciones adecuados, pero no espere que su niño siempre se coma todo lo que le sirva. Si puede, deje que su niño elija el tamaño de su porción.
• Cuando sea la hora del refrigerio, merienda o comida, apague el televisor y siéntense juntos a la mesa a comer. Esto ayuda a crear un ambiente sereno a la hora de consumir los alimentos.
• Restrinja los alimentos procesados y las bebidas azucaradas. Otro trabajo de los padres es limitar cuántos alimentos procesados hay en el hogar y limitar también las comidas rápidas. Lo más importante es limitar las bebidas azucaradas.
• Las mejores bebidas son el agua y la leche. Las mejores bebidas para niños son el agua y la leche (incluyendo la productos no lácteos). La leche proporciona calcio y vitamina D para tener huesos fuertes. Los helados se pueden consumir de vez en cuando, pero no todos los días. La fruta entera se prefiere a los jugos de fruta, incluso si el juego contiene 100 % de fruta).
• Porciones pequeñas para niños pequeños. Es importante ponerle atención al tamaño de las porciones. Los niños de cuatro y cinco años deben consumir porciones más pequeñas que los adultos. Anime a su niño a que elija el tamaño de su porción, pero use platos o recipientes pequeños.
• Apague la televisión, especialmente a la hora de las comidas. Los comerciales de televisión pueden ser un reto para la buena nutrición de su niño. Los niños de cuatro y cinco años se dejan influenciar facilmente por los comerciales de alimentos poco saludables tales como cereales azucarados, cómidas rápidas y dulces. La mejor forma de evitarlo es practicar un "no a los medios" durante las comidas y la hora de ir a dormir, poniendo todos los dispositivos fuera del alcance y cargarlos durante la noche en una área o zona (estación) destinada para este propósito.
• Enseñe buenos modales en la mesa. A esta edad, su hijo debería comportarse bien durante las comidas y estar listo para aprender los modales básicos en la mesa. Hacia los cuatro años, ya no sostendrá el tenedor ni la cuchara con el puño cerrado, debido a que ahora es capaz de hacerlo como un adulto. Si se le enseña, también puede aprender a usar un cuchillo de mesa adecuadamente. Usted también puede enseñarle otros modales en la mesa, como no hablar con la boca llena, usar la servilleta en lugar de las mangas para limpiarse la boca y no pasar por delante del plato de otra persona.

• https://www.healthychildren.org/Spanish/ages-stages/preschool/nutrition-fitness/Paginas/feeding-and-nutrition-your-4-to-5-year-old.aspx

jueves, 30 de noviembre de 2017

La regla de los cuatro regalos de Navidad



Los niños no deberían recibir en Navidad más de cuatro regalos
Ni ocho, ni diez ni doce. Cuatro. Cuatro es una cifra perfecta. Es la cantidad de regalos que recomiendan los expertos para los niños en Navidad.
Ya me imagino que es un objetivo casi imposible. Toda la familia compite por hacer al niño feliz, e incluye sus deseos en su carta personal a los Reyes Magos. Al final, los niños se juntan con el regalo que encargó su tía, el que encargó su tío, el que pidieron sus abuelos, el que pidieron sus otros abuelos... los que apuntaron ellos... Y resulta que reciben tantos juguetes, que no son capaces de pasar más de un día seguido con uno de ellos. La solución para evitar este empacho de juguetes: la regla de los cuatro regalos de Navidad.
En qué consiste la regla de los cuatro regalos de Navidad
La regla de los cuatro regalos navideños es bien sencilla. Consiste en seleccionar sólo cuatro cosas, basándose siempre en estos cuatro principios:
1. Algo que sirva para llevar (ropa, zapatos, complementos...).
2. Algo para leer.
3. Algo que realmente deseen.
4. Algo que realmente necesiten.
Desde luego, se trata de apostar por la calidad frente a la cantidad, un auténtico desafío cuando se trata de niños. Porque ellos, evidentemente, sienten un afán desenfrenado por tenerlo todo, y si es posible, ya, en este mismo momento.
Pero... ¿realmente disfrutan cada vez que reciben una avalancha de juguetes? ¿Realmente valoran cada regalo? La respuesta es No. Cuanto más reciben, más vacíos se sienten, porque no son capaces de 'digerir' tal empacho.
Los niños reciben más juguetes en Navidad de los que necesitan
Según los últimos estudios, los niños reciben en Navidad diez veces más regalos de los que necesitan. ¿Y no ocurre que a pesar de tener decenas de juguetes guardados, al final terminan jugando con los mismos siempre? ¿O quizás creando sus propios juguetes con cajas de cartón y cartulinas que encuentran por casa?
La razón es que poco a poco, ante tanto juguete, los niños pierden la ilusión. Y ante tanto estímulo, llega la apatía. Imagina que llega un día en el que le preguntas: ¿Qué le vas a pedir a Papá Noel? Y te contestará: no sé. Intenta que nunca llegue ese día. La Navidad, recuerda, no sólo se basa en regalar juguetes. Los niños son capaces de ver mucho más que nosotros en esta fiesta. Los villancicos, las tiendas decoradas con estrellas y espumillón, las luces, las reuniones en familia, los dulces navideños... Sólo necesitamos aprender un poco de ellos para disfrutar de otra forma durante estos días.
https://www.guiainfantil.com/blog/navidad/regalos/la-regla-de-los-cuatro-regalos-de-navidad/

domingo, 26 de noviembre de 2017



¿Por qué los niños se cortan el pelo?
Hay quien dice que lo hacen para estar más guapos, para llamar la atención o para parecerse a alguien que tiene el pelo más corto. Probablemente cada niño tenga una razón diferente, pero vamos a explicar las más habituales para intentar responder a la pregunta:
Porque las tijeras son un objeto prohibido
La primera de las razones es la relacionada con la psicología inversa: "Oblígame y no querré hacerlo, prohíbemelo y lo desearé". Los niños tienen vetados los cuchillos y las tijeras, y precisamente por eso solemos encontrarlos sentados en la mesa con un cuchillo en la mano, como buscando saber qué se siente con uno de ellos, o ver qué pasa, justo antes de que nos acerquemos a ellos con los ojos bien abiertos y las manos casi arriba como diciendo "ni te muevasss..." o nos los encontramos con unas tijeras cortando el primer papel que pillan.
Pues eso, como no les dejamos coger las tijeras, cuando acceden a unas son capaces de cortar cuantas cosas hayan visto cortar a los adultos. Como el pelo es algo que todo el mundo se corta, ya sea en una peluquería, ya sea en casa cuando te das cuatro retoques, los niños se pillan el suyo y hacen lo mismo.
Porque quieren parecerse a alguien
Otra posible razón es la de querer parecerse a alguien que tiene el pelo más corto, ya sea la profesora, un niño de la clase que les cae muy bien (o niña) o alguien que, por lo que sea, les sirve de modelo. Se miran en el espejo, consideran que con el pelo que tienen no se parecen a esa persona y tratan de remediarlo.
Porque es divertido jugar a ser peluquera
Otros niños lo hacen jugando. A partir de los 18 meses, más o menos, los niños adoptan el llamado juego simbólico, que es el que utilizan para jugar a ser personas que no son o para hacer que sus muñecos y muñecas hablen. Es un ensayo de la vida real que les sirve para aprender a ser como los adultos.
Basta con ver a una peluquera con manos expertas cortar el pelo de mamá y haciendo que la gente de alrededor le dirija piropos de "has ido a la pelu, qué guapa", para que un niño (quizás con más probabilidad una niña) quiera hacer lo mismo, conseguir que los demás sean guapos o, ya que está más a mano, cortarse el pelo a sí mismo para tener ese poder.
Porque cuando les cortan el pelo están guapos
¿Qué pasa cuando un niño va a la peluquería y se corta el pelo? ¿Qué pasa cuando su madre le corta el pelo? ¿Qué pasa cuando cambia de peinado? Pues que los adultos observamos el cambio de imagen y, supongo que por inercia, piropeamos a los niños: "hombre, si te han cortado el pelo, ¡qué guapo estás!", te han cortado el pelo, ¡qué bien te queda!¡Estás muy guapa o guapo!".
Pues pensó que cortándose el pelo recibiría los mismos gestos de admiración que le otorgan cuando le cortan el pelo y por eso apareció con ese trasquilón.
Porque no tienen demasiado sentido de la auto imagen
Los niños no tienen problema en hacerse flequillos horribles o trasquilones imposibles de arreglar porque no tienen demasiado sentido de la autoimagen. Ponerle a un niño de 4 ó 5 años un pantalón terriblemente feo con una camiseta aún más fea y observar qué pasa. En la mayoría de los casos no pasa nada, porque les da absolutamente igual. De hecho, hasta pueden meterle la camiseta por dentro de los pantalones y subirles los pantalones hasta el sobaco que sólo se los bajarán si les molesta. Ahora bien, hacerlo todos los días y llevarlos así al colegio. A medida que vayan recibiendo comentarios irán cambiando de opinión y ya no les parecerá tan bien llevar semejantes atuendos.
Con el pelo pasa lo mismo. Quizás las niñas sean más coquetas y se fijen más en sus peinados, pero la mayoría de niños y niñas se preocupan poco por su pelo y no tienen ningún reparo en cortárselo, porque para ellos no es más que pelo, algo que tienen en la cabeza que crece y molesta en los ojos hasta que alguien lo corta. Somos nosotros los que vemos un trasquilón y nos horrorizamos, pero por el "cómo voy a llevar a mi hijo con este pelo... a ver cómo se lo arreglo", que no deja de ser un "qué dirán".
Concluyendo
Resumiendo un poco, son muchas las posibles causas que hacen que un niño o niña aparezca con un peinado extraño que nos haga temblar, pero como ven, la mayoría tienen poca o ninguna importancia. Si acaso me preocuparía un poco cuando el niño busca atención y busca que los adultos le digan lo guapo que es, más que nada por hacerle sentir bien. Esto es algo que se puede conseguir pasando más tiempo con él y haciéndole sentir querido e importante.
En el caso del resto, yo no iría más allá de explicar lo peligrosas que pueden ser unas tijeras y que, hasta que la moda de llevar el pelo como si te lo cortaras con el cortacésped no se extienda, llevar una calva en la cabeza o un trasquilón no suele quedar muy bien.
https://www.bebesymas.com/…/por-que-los-ninos-se-cortan-el-…